|   edición nro : 7283    |    lectoresdiario@gmail.com
 Diario
 Secciones
EMAIL - CARTAS DEL LECTOR
CALENDARIO
INTERNACIONALES
AMERICANAS
NACIONALES
PROVINCIAS
PROV.BS.AS.
PORTEÑAS
INFORMACION GENERAL
DIPLOMATICAS
CULTURA
ARTE
POLITICA
HISTORIA
JUSTICIA
PYMES
ECONOMIA
ECOLOGIA
EDUCACION
EDUCACION TECNICA
ESPECTACULOS
TELEVISION
CINE
VIDEO / DVD
PROXIMOS ESTRENOS
TEATRO
CINE ARGENTINO
MUSICA
POP/ROCK
FOLKLORICA
TANGO
MELODICA
CLASICA/JAZZ
DANZA
CARTELERA
FESTIVALES
RADIO
CIEN BARRIOS PORTEÑOS
VATICANO
LITERATURA
INFANTILES
ADOLESCENTES
ADULTOS MAYORES
MUJER
.
FAMILIA
COLECTIVIDADES
COCINA INTERNACIONAL
COCINA NACIONAL
CAMPO ARGENTINO
GANADERIA
AVICULTURA
APICULTURA
AGRICULTURA
BOTANICA
ANIMALES DOMESTICOS
REINO ANIMAL
CIENCIA
SERVICIOS COMUNITARIOS
EXTRAVIOS
POLICIALES
PUEBLOS ORIGINARIOS
BIOETICA
HEROES DEL SILENCIO
.
SALUD REPRODUCTIVA
SALUD
NUTRICION
PSICOLOGIA
MEDICINA
SALUD Y ESTETICA
BIOQUIMICA
GUIA PROFESIONALES
CONGRESOS
CURSOS
ARQUITECTURA-CONSTRUCCION
COMPUT/INFORMATICA
INMOBILIARIAS
.
CLASIFICADOS
SOCIALES
PERSONAS DESAPARECIDAS
TURISMO
TURISMO INTERNACIONAL
TURISMO NACIONAL
TURISMO PROV BS.AS.
TURISMO PORTEÑO
MED. DEPORTIVA
DEPORTES
AJEDREZ
AUTOMOVILISMO
ATLETISMO
BASQUETBOL
BEISBOL
BOCHAS
BOWLING
BOX
CANOAS-KAYAC
CICLISMO
EQUITACION
ESGRIMA
ESQUI
FUTBOL
PELOTA
GIMNASIA
GIMNASIA ARISTICA
GIMNASIA RITMICA
GOLF
HANDBALL
HOCKEY
HOCKEY PATIN
KARATE
TAEKWONDO
LUCHA
MOTONAUTICA
NATACION
PATO
PATIN ARTISTICO
PATIN CARRERA
PATIN HIELO
PESAS
POLO
TIRO
REMO
RUGBY
SOFTBOL
SURF
TENIS
TENIS DE MESA
SCUASH
VELA
VOLEIBOL
WATERPOLO
JUDO
DAKAR
TURF
JUEGOS ESPECIALES
STAFF
CAP. DIFERENTES
DEPORTES DE INVIERNO
R.CROMAGNON
POSTUMAS
MEDIOS
ORG.LATINOAMERICANAS
.BEIJING 2008
PARALIMPICOS
GUADALAJARA 2011
IGLESIAS EVANGELICAS
RELIGION
MUNDO EMPRESARIO
HUMOR
GREMIALES
ASOCIACION OLIMPICOS ARGENTINOS
.
COMUNIDADES MESIÁNICAS
.MECENAS OLIMPICOS
.
.
.
.
.
.
.
.
 


 

 

 Nota
Noticia:43989 EMAIL - CARTAS DEL LECTOR : 20/11/2015
Carta del Lector 

La etapa de los eufemismos.

Si bien la política funciona de acuerdo a su propia matriz, cuando se acerca la campaña todo se exacerba y, entonces, la necesidad de utilizar ciertos términos con mayor cuidado se vuelve vital para sus propios intereses.

En el territorio de lo electoral parece que la sinceridad no genera gigantescos dividendos y el embuste es mucho más apreciado. Eso se deriva de las evidencias cotidianas y explica porque los dirigentes prefieren utilizar frases ambiguas, vocablos que no dicen casi nada y hasta inventan un nuevo vocabulario con tal de no llamar a las cosas por su nombre.

Existe, en esto, una enorme responsabilidad de una ciudadanía pusilánime que prefiere un lenguaje oscuro a la franqueza como virtud. Tal vez sea saludable que la sociedad revise su demasiado habitual doble estándar.

En su retórica cotidiana, la que utiliza en su vida privada, en familia, con amigos o en el trabajo, repite hasta el cansancio que su prioridad es la verdad ante cualquier circunstancia, por dolorosa que ella sea.

Lo cierto es que frente a la mala noticia, se ofende con facilidad por la falta de valentía de su interlocutor de turno, que no le anuncio oportunamente los hechos, como corresponde, sin rodeos. Pero lo que más lo incomoda es que la novedad le impone una acción que no quiere emprender. Aceptarla, implica atravesar una situación difícil que detesta, y es allí cuando convierte la verdad en una lista interminable de sentimientos negativos.

Cuando esas verdades fluyen de un modo claro e inequívoco, con energía, y hasta con la crueldad con la que resulta imprescindible que sean explicitadas, entonces opta, enfurecido, por no premiar las correctas actitudes, estimulando, sin pudor, a los eternos mercaderes de la mentira.

Los políticos engañan, ya no por convicción, sino por conveniencia. Ellos entienden que eso se traduce indudablemente en resultados. El dirigente que explica lo que está pasando, que muestra lo que sucede y que plantea los niveles de responsabilidad que tiene la sociedad frente a la realidad, no será debidamente reconocido y será expulsado del juego electoral.

Las adversidades nunca son bienvenidas. Jamás se desea escuchar sobre la responsabilidad de la gente sobre ellas. Eso obligaría a asumir cierta culpa sobre lo que ocurre. Es la misma razón por la que muchos ciudadanos ni siquiera pueden reconocer que en el pasado votaron al gobernante actual, o al anterior. Eso implicaría hacerse cargo del presente. En realidad, la sociedad no está dispuesta a aceptarlo de un modo tan contundente.

Pronto comenzará esa dinámica en la que los políticos hablarán de lo que viene y de lo que piensan hacer. Otra vez recurrirán, con mucha sutileza, a las evasivas, a la terminología difusa, apelando a la confusión y, a veces también, a la ignorancia sobre el significado de cada palabra.

Es el momento del proselitismo, y por lo tanto, una renovada ocasión de mentir descaradamente. Ellos saben que tendrán que tomar decisiones importantes, pero no lo admitirán ahora. Esperarán que la gente exprese su voluntad y después recién definirán lo que pueden realmente hacer.

No desconocen lo que resulta preciso hacer. Suponerlo sería demasiado ingenuo. Lo saben, pero también tienen conciencia de que importa más no pagar elevados costos políticos, ni perder poder de un modo efímero.

Su talento no tiene que ver con saber resolver problemas, mucho menos aun con ser los adalides de la defensa de la gente. En todo caso, su mayor atributo pasa por comprender como funciona el poder, como se lo obtiene y, fundamentalmente, como se lo retiene en forma indefinida.

En estos últimos años ese trágico esquema de mentiras encubiertas, de planteos borrosos, se ha perfeccionado en muchos ámbitos. No solo la política cayó en esa trampa sino también una ciudadanía cómplice.

La sociedad llama robustos a los gordos, privados de la libertad a los presos y se refiere al aborto como interrupción del embarazo. La política también hace lo suyo creando su propio léxico. Así fue que el reacomodamiento de precios reemplazó a la inflación, la inseguridad al exceso de criminales y la expansión monetaria a la emisión descontrolada e irresponsable de billetes.

En este contexto de elecciones, todos los dirigentes saben que la coyuntura no será fácil. Oficialistas y opositores entienden que heredarán una "bomba de tiempo", pero como consideran que es políticamente incorrecto decirlo, han decidido transitar el sinuoso y cínico camino de reconocer los aciertos del gobierno y solo hablar de asignaturas pendientes o de la necesidad de seguir en el camino de la profundización de los logros, según sea el caso.

El que triunfe en los comicios tendrá la dura tarea de conducir la transición. Deberán adoptar determinaciones drásticas haciendo importantes ajustes a la economía. Tendrán que reducir abruptamente el gasto estatal, bajar la emisión monetaria hasta neutralizarla, adecuar las tarifas de los servicios públicos a niveles de mercado, recomponer rápidamente las reservas monetarias, atraer inversiones, recortar los impuestos, disminuir aranceles, desregular el comercio exterior, integrarse al mundo, entre otras cosas.

Nada de eso será fácil, ni gratis. Claro que se deberán pagar los "platos rotos", como siempre que se intenta superar un problema en el que se tiene plena responsabilidad en su gestación. El "médico" tiene claro lo que debe hacer, pero también sabe que tendrá que mentirle a su "paciente". Es que las reglas políticas que ha impuesto esta sociedad cobarde, alientan a la mentira, invitan a la trampa, aplauden la creación de una jerga que suavice las verdades y hasta logre ocultarlas. Es importante saber que se inicia un recorrido sin retorno hacia esa patética etapa de los eufemismos.


Alberto Medina Méndez

albertomedinamendez@gmail.com

skype: amedinamendez

www.existeotrocamino.com

54 - 0379 - 154602694

Facebook: www.facebook.com/albertoemilianomedinamendez

Twitter: @amedinamendez



 Pronóstico
Buenos Aires
 Buscador
 Auspiciantes