|   edición nro : 7285    |    lectoresdiario@gmail.com
 Diario
 Secciones
EMAIL - CARTAS DEL LECTOR
CALENDARIO
INTERNACIONALES
AMERICANAS
NACIONALES
PROVINCIAS
PROV.BS.AS.
PORTEÑAS
INFORMACION GENERAL
DIPLOMATICAS
CULTURA
ARTE
POLITICA
HISTORIA
JUSTICIA
PYMES
ECONOMIA
ECOLOGIA
EDUCACION
EDUCACION TECNICA
ESPECTACULOS
TELEVISION
CINE
VIDEO / DVD
PROXIMOS ESTRENOS
TEATRO
CINE ARGENTINO
MUSICA
POP/ROCK
FOLKLORICA
TANGO
MELODICA
CLASICA/JAZZ
DANZA
CARTELERA
FESTIVALES
RADIO
CIEN BARRIOS PORTEÑOS
VATICANO
LITERATURA
INFANTILES
ADOLESCENTES
ADULTOS MAYORES
MUJER
.
FAMILIA
COLECTIVIDADES
COCINA INTERNACIONAL
COCINA NACIONAL
CAMPO ARGENTINO
GANADERIA
AVICULTURA
APICULTURA
AGRICULTURA
BOTANICA
ANIMALES DOMESTICOS
REINO ANIMAL
CIENCIA
SERVICIOS COMUNITARIOS
EXTRAVIOS
POLICIALES
PUEBLOS ORIGINARIOS
BIOETICA
HEROES DEL SILENCIO
.
SALUD REPRODUCTIVA
SALUD
NUTRICION
PSICOLOGIA
MEDICINA
SALUD Y ESTETICA
BIOQUIMICA
GUIA PROFESIONALES
CONGRESOS
CURSOS
ARQUITECTURA-CONSTRUCCION
COMPUT/INFORMATICA
INMOBILIARIAS
.
CLASIFICADOS
SOCIALES
PERSONAS DESAPARECIDAS
TURISMO
TURISMO INTERNACIONAL
TURISMO NACIONAL
TURISMO PROV BS.AS.
TURISMO PORTEÑO
MED. DEPORTIVA
DEPORTES
AJEDREZ
AUTOMOVILISMO
ATLETISMO
BASQUETBOL
BEISBOL
BOCHAS
BOWLING
BOX
CANOAS-KAYAC
CICLISMO
EQUITACION
ESGRIMA
ESQUI
FUTBOL
PELOTA
GIMNASIA
GIMNASIA ARISTICA
GIMNASIA RITMICA
GOLF
HANDBALL
HOCKEY
HOCKEY PATIN
KARATE
TAEKWONDO
LUCHA
MOTONAUTICA
NATACION
PATO
PATIN ARTISTICO
PATIN CARRERA
PATIN HIELO
PESAS
POLO
TIRO
REMO
RUGBY
SOFTBOL
SURF
TENIS
TENIS DE MESA
SCUASH
VELA
VOLEIBOL
WATERPOLO
JUDO
DAKAR
TURF
JUEGOS ESPECIALES
STAFF
CAP. DIFERENTES
DEPORTES DE INVIERNO
R.CROMAGNON
POSTUMAS
MEDIOS
ORG.LATINOAMERICANAS
.BEIJING 2008
PARALIMPICOS
GUADALAJARA 2011
IGLESIAS EVANGELICAS
RELIGION
MUNDO EMPRESARIO
HUMOR
GREMIALES
ASOCIACION OLIMPICOS ARGENTINOS
.
COMUNIDADES MESIÁNICAS
.MECENAS OLIMPICOS
.
.
.
.
.
.
.
.
 


 

 

 Nota
Noticia:44707 TEATRO : 24/8/2015
La Amante de Lawrence 

"La amante de Lawrence", un amor forzado y buena factura artística

teatro

"La amante de Lawrence", de Beatriz Matar, indaga en las posibles variantes del amor y el sexo a partir de un hecho dado, que con buena mano dirige Luis Salado en la sala Boedo XXI, Boedo 853, donde se puede ver los domingos a las 20.



La referencia al escritor británico D.H. Lawrence (1885-1930) no llega a mayores, pues la acción se desarrolla en una estancia de la pampa húmeda en la década de 1980, adonde llega un atildado escritor (Alejandro Velasco) para reponerse de alguna oculta enfermedad.



Allí se encuentra con un capataz (Jorge Booth) y su esposa (Verónica Alvarenga), quienes no están en el mejor momento de su matrimonio: hay una real incompatibilidad sexual entre ambos, ella no puede soportar la rudeza de su marido y el hombre se da a la bebida y visita sin disimulo otros lechos.

La figura de Lawrence es evocada sí en la presencia del escritor pueblerino, que lee alguna novela del inglés, lo que da pie a una relación en principio distante entre él y la mujer, también madre y escritora aficionada.

Lo que comienza como una relación maestro-alumna, con ciertas tiranteces por la impiedad de los juicios del visitante sobre los escritos de la interesada, va cobrando una dimensión inesperada porque el hombre se confiesa claramente gay y se supone que la cosa no irá más allá del afecto.

Pero la pieza, un melodrama ya dirigido por Salado en 2004, con otro elenco, atento a las posturas de amplia libertad sentadas por Lawrence, supone que del mismo modo que una persona heterosexual puede incurrir en lo homo, el homosexual puede recorrer el camino inverso en busca de otros conocimientos.

Queda claro que el personaje sigue siendo gay, que lo seguirá siendo aun después de su experiencia con la mujer, aunque la frase temida -"tengo sida"- dicha en aquella década significaba sin duda una sentencia de muerte.

Del otro lado está el personaje más difícil, el del marido explotado por el patrón de la estancia y al mismo tiempo apegado a todos los prejuicios del machismo, un casi analfabeto que lee con dificultad, al que irrita la relación entre su mujer y el visitante, al mismo tiempo que le significará un cambio interior inesperado.

El director Salado tiene la virtud de ofrecer un trabajo fuertemente emotivo sin caer en las trampas de un texto propenso a los excesos -por ejemplo, en las escenas amorosas se habla demasiado, lo que resta encanto a los primores de la puesta- y maneja con tino las semillas de violencia en el último encuentro entre los hombres.

Con una acertada escenografía de Constanza Gentile y la sobria iluminación de Oscar Gamundi en el pequeño escenario de Boedo XXI, logra una tensión dramática sostenida, con toques de belleza aun en lo que no se dice.

Para ello cuenta con un actor de soberbio registro (Booth, visto en el unipersonal "Allende, la muerte de un presidente"), a cargo de un papel en el que otro podría patinar fácilmente, preciso en voz y presencia, pese a que el texto de Matar le impone una brutalidad con pocas variantes.

Frente a él, Velasco y Alvarenga son capaces de hacer subir la temperatura, tanto en lo erótico como en lo sentimental de un modo ejemplar, pese a que hay algo que chirría en ese vínculo aunque la dramaturga quiera convencernos de que todo en la vida es posible.



 Pronóstico
Buenos Aires
 Buscador
 Auspiciantes